Electrohipersensibilidad: ¿qué es y cuáles son los síntomas comunes?

Electrohipersensibilidad: ¿qué es y cuáles son los síntomas comunes?

EHS Symptons

La electrohipersensibilidad (EHS) es una afección muy controversial, poco conocida y poco comprendida. Aquí te explicamos un poco más sobre ella.

La electrohipersensibilidad (EHS), también conocida como sensibilidad electromagnética o hipersensibilidad electromagnética, es un síndrome en el cual un individuo experimenta molestias físicas como consecuencia de las tecnologías inalámbricas, dispositivos eléctricos, torres de telecomunicaciones, Wi-Fi, teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos o campos magnéticos provocados por las líneas de electricidad.

Hasta hace poco, esta condición se desarrollaba únicamente en un grupo reducido de personas expuestas a radiaciones electromagnéticas. Los individuos que lo padecían usualmente tenían una condición preexistente genética de tendencias a hipersensibilidad diversa.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) no la considera una enfermedad, actualmente existen docenas de asociaciones en más de 20 países quienes se han dedicado en la última década a estudiar y ayudar a personas que manifiestan padecer EHS.

Entendiendo más sobre la electrohipersensibilidad

El EHS se presenta como alarma en el cuerpo de quien lo padece, una especie de advertencia dolorosa que le indica a la persona que el organismo está llegando a su límite de tolerancia a campos electromagnéticos (CEM) artificiales (emanados de fuentes creadas por el hombre) a nivel celular.

La explicación a esto es que nuestras células intercambian cargas eléctricas y magnéticas que pasan a través de la membrana celular. Así que los cambios en los microtúbulos, especialmente en los canales iónicos de calcio, conllevan a una hipersensibilidad electromagnética celular.

El EHS se expresa entonces como un reflejo condicionado a una radiación de este tipo que esté en el entorno y que porte suficiente intensidad como para ser capaz de producir un estrés eléctrico en las células. La intensidad de la radiación y las frecuencias que más fácilmente inducen esta respuesta celular de estrés varía en cada persona que presenta un grado de EHS. 

El Prof. Olle Johansson, miembro del departamento de dermatología del Instituto Karolinska en Suecia, fue uno de los precursores en el estudio de esta extraña condición del EHS desde el año 1980. Según sus estudios, esta afección resulta ser como una reacción “alérgica” a un ambiente hostil. Es decir, no es una enfermedad, sino una condición de hipersensibilidad a las ondas; por ejemplo, en programas y documentales españoles lo llaman los «Alérgicos al WIFI».

Síntomas asociados a la electrohipersensibilidad

La sintomatología que presentan las personas que sufren este síndrome es muy diversa e inespecífica, por lo que su detección precoz o su diagnóstico suele ser atípico y complicado. Por ejemplo, pueden evidenciarse uno o varios síntomas que surgen o se intensifican al situarse cerca de aparatos eléctricos, transformadores y líneas de alta tensión, antenas de telefonía móvil, router de Wifi entre otros dispositivos.

En nuestros casos de estudio y proyectos de control de emisiones hemos encontrado que un porcentaje de las personas que dicen tener EHS presentan un efecto nocebo ante las radiaciones. Es decir, son individuos que se sugestionan negativamente y expresan molestias o dolores con solo ver la presencia de un dispositivo electrónico. Estas personas no consideramos que tengan EHS, sino que están aterrados y sugestionados por el bombardeo de información presente en los medios.

También hemos observado sujetos con una condición de paranoia psicológica; personas que permanecen con medidores de campos electromagnéticos y quienes continuamente están «cazando» dichas ondas. A esto tampoco se le considera EHS.

Una persona con EHS es quien experimenta síntomas que en la medicina no tienen causa conocida. Estas son personas que incluso ignoran la existencia de las ondas electromagnéticas o Electrosmog y aún así están afectadas. 

De las diversas investigaciones que hemos hecho, hemos reunido 29 síntomas específicos que evidencian este síndrome:

1. Fatiga (Cansancio General)

2. Problemas para dormir – Insomnio

3. Dormir en exceso

4. Irritabilidad

5. Nerviosismo

6. Problemas en la piel (erupciones, picazón, otros)

7. Ritmo anormal del corazón – Taquicardia (Arritmia)

8. Problemas de presión arterial

9. Colon Irritable

10. Pérdida auditiva

11. Dolor en los oídos

12. Zumbido en los oídos

13. Ruido en los oídos

14. Campanas en los oídos

15. Dolor en las cejas

16. Visión Borrosa

17. Mareo

18. Problemas de concentración

19. Problemas de memoria (corto plazo)

20. Dolor de cabeza

21. Enrojecimiento de la cara

22. Inflamación de la cara

23. Sensación de calor en el rostro

24. Sensación de adormecimiento en la cabeza

25. Sensación de presión en la cabeza

26. Sensación de banda apretada alrededor de la cabeza

27. Sensación de pinchazos en la piel

28. Sensación de presión en el pecho

29. Sensación de falta de oxígeno

¿Cuáles son los tipos de exposición CEM que inducen la electrohipersensibilidad?

Existen dos tipos de exposición electromagnética artificial que pueden ser causantes de este síndrome:

1. Aquella que proviene de la corriente, usualmente por electricidad sucia (muchas interferencias EMI en el cableado) del hogar u oficina, o por exposición industrial a campos de alta tensión.

2. Aquella que proviene por exposición a impulsos electromagnéticos de las telecomunicaciones, especialmente del WIFI y la telefonía móvil, o por exposición “industrial”, como en el caso de los empleados de operadores de telefonía móvil con tareas continuas en las estaciones base de las torres de teléfono móvil.

La electrohipersensibilidad en la actualidad

Muchas organizaciones científicas claman que no existe el EHS usando el argumento de que las ondas no portan la energía suficiente como para afectar a las células, esto se basa en la óptica de que las ondas sólo afectan si producen efectos térmicos. Sin embargo, diversos estudios realizados directamente por docenas de laboratorios sobre el ADN, a nivel de efectos dermatológicos, a nivel del cerebro, del sistema nervioso y endocrino han probado que existen efectos atérmicos que inducen alteraciones en todos estos niveles fisiológicos.

Durante los últimos años hemos visto un aumento en los casos de EHS. De pronto se han multiplicado exponencialmente y cada vez los niveles de intensidad de sufrimiento y dolor son más altos. Parece que estamos llegando a un nivel de saturación de exposición electromagnética que ha provocado que incluso personas sin condiciones preexistentes de hipersensibilidad empiecen a desarrollar un grado de EHS.

Gobiernos como los de Francia, España y Suecia hoy consideran el EHS una discapacidad funcional que un porcentaje de la población vive cuando se encuentra sumado a una contaminación elevada de radiación electromagnética; como la que está presente en zonas urbanas, oficinas tecnológicas, hogares con exposiciones industriales cercanas (Radio bases de telefonía móvil, líneas de alta tensión, subestaciones eléctricas)

En NOXTAK hemos trabajado directamente con 37 casos de estudio que manifestaban síntomas de EHS e, indirectamente, con otros 1.000 casos mediante nuestros aliados científicos y comerciales. Estos individuos han recuperado totalmente un estilo de vida normal y hoy han podido hacer uso de las tecnologías modernas con total normalidad. Es por eso que defendemos la postura de que la contaminación electromagnética puede ser filtrada y balanceada sin dejar de usar las tecnologías.

Te invitamos a visitar nuestra sección de productos para conocer más sobre nuestras soluciones y, si deseas recibir más información de interés como esta, suscríbete a nuestro newsletter mediante el formulario al pie de esta página. Próximamente, estaremos publicando más información sobre este y otros temas.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *