Abejas en peligro: ¿Es el glifosato una de las razones por las que las estamos perdiendo?

Abejas en peligro: ¿Es el glifosato una de las razones por las que las estamos perdiendo?

El aumento de la mortalidad de las colonias de abejas melíferas se ha atribuido a varios factores pero, hasta ahora, las razones aún no se comprenden completamente. El glifosato, un herbicida ampliamente utilizado, se está discutiendo como una de esas razones. Pero, ¿cómo puede afectarles este herbicida inocuo?

endangered bees glyphosate

En el Centro NOXTAK nos preocupamos por la salud ambiental, y uno de nuestros principales propósitos es proteger tanto la salud humana como los diferentes ecosistemas de las múltiples fuentes de toxinas ambientales y amenazas que los ponen en peligro. Por eso, en esta ocasión, queremos hablar de Glifosato.

Últimamente se ha mencionado ampliamente el glifosato debido a sus presuntos efectos peligrosos. Algunos estudios han sugerido una asociación entre la exposición al glifosato y un mayor riesgo de linfoma no Hodgkin (LNH), un cáncer de los glóbulos blancos.

Pero las preocupaciones sobre el glifosato no se limitan solo a la salud humana. Los investigadores han estado acumulando evidencia de que el glifosato también puede tener efectos nocivos en el medio ambiente y ser dañino para los peces, crustáceos y anfibios, así como para las bacterias beneficiosas y otros microorganismos en el suelo y el agua.

¿Qué es el glifosato y cómo funciona?

El glifosato es un herbicida popular que se usa para matar ciertas plantas y pastos, controlar cómo crecen las plantas, preparar los cultivos para la cosecha y madurar la fruta. Es el ingrediente activo en productos populares para el control de malezas como Roundup, Rodeo y Pondmaster. Muchos agricultores lo utilizan durante la producción de alimentos.

El glifosato es un herbicida no selectivo, lo que significa que matará a la mayoría de las plantas. Evita que las plantas produzcan proteínas específicas que son necesarias para su crecimiento. El glifosato detiene una vía particular de una enzima llamada vía del ácido shikímico, que es necesaria para las plantas y algunos microorganismos.

El efecto del glifosato en las abejas

Se espera que el herbicida glifosato sea inocuo para los animales, incluidas las abejas, porque se dirige a una enzima que solo se encuentra en plantas y microorganismos. Sin embargo, las abejas dependen de una microbiota intestinal especializada que beneficia el crecimiento y proporciona defensa contra los patógenos.

La mayoría de las bacterias intestinales de las abejas contienen la enzima a la que se dirige el glifosato, pero varían en cuanto a si poseen versiones susceptibles y, en consecuencia, intolerancia al glifosato. Esto significa que exponer a las abejas al glifosato puede alterar la comunidad intestinal de las abejas y aumenta la susceptibilidad a la infección por patógenos oportunistas.

Aunque el herbicida no parece tan tóxico para las abejas como algunos otros pesticidas (en particular las neurotoxinas conocidas como neonicotinoides), los investigadores han descubierto que el glifosato puede afectar a las abejas de formas más sutiles, como impedir el crecimiento de las larvas, disminuir las habilidades de navegación, alterar su comportamiento de búsqueda de alimento, o incluso alterar sus microorganismos intestinales, conocido como microbioma.

Pero el glifosato no es la única y principal amenaza. Según Bee Culture, una nueva investigación de la Universidad de Londres indica que los ingredientes inertes agregados al herbicida, como los agentes humectantes llamados surfactantes, podrían ser los verdaderos culpables de la mortalidad de las colonias de abejas.

Los tensioactivos y otros ingredientes pueden asfixiar a las abejas al bloquear sus sistemas traqueales, según el estudio. Los investigadores ya han establecido que los tensioactivos son tóxicos para las abejas melíferas y las abejas solitarias. Este fue el primer estudio significativo que encontró amenazas similares para los abejorros.

Estos compuestos se agregan a los muchos productos químicos y factores ambientales externos (como los campos electromagnéticos) que afectan a las abejas y causan en general trastornos del colapso de las colonias.

Entonces, ¿qué hacemos para protegerlas? Así como estamos trabajando hacia un nuevo estándar para fabricar y usar tecnologías limpias para proteger a las abejas y otras especies en peligro por los CEM, tiene que haber un cambio en las prácticas de producción y etiquetado de la industria. Pero lo más importante, tiene que haber un cambio amplio y real en nuestras prácticas agrícolas, dando prioridad a procesos y soluciones más ecológicas y libres de toxinas.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *