Proyecto piloto de monitoreo ambiental en Aruba: 453% de aumento de radiación electromagnética en 7 años

Proyecto piloto de monitoreo ambiental en Aruba: 453% de aumento de radiación electromagnética en 7 años

En 2013, con la autorización y el respaldo de la Oficina Central de Estadísticas de Aruba, el equipo de investigación de NOXTAK implementó su proyecto piloto de monitoreo ambiental en la isla. Este proyecto fue un portal de conocimiento más amplio que hoy nos ha servido para seguir desarrollando soluciones.

Aruba pilot Project

NOXTAK fue fundado como un proyecto científico en la isla de Aruba en 2012, impulsado por una iniciativa que comenzó investigando las emisiones ambientales y su aumento progresivo en la vida diaria y las industrias, las emisiones de campo cercano y las emisiones de campo lejano, también conocidas como niveles de fondo de radiación. Pero, en última instancia, el enfoque de NOXTAK se centró en la búsqueda de desarrollar una tecnología que permitiera el uso diario de tecnologías sin representar ningún riesgo para la salud y el medio ambiente.

Aruba funcionó como un laboratorio viviente para todas las investigaciones que el equipo tenía en mente, pues la isla contenía todas las condiciones ambientales que se encuentran típicamente en diferentes contextos urbanos. Todo lo que necesitábamos para un estudio exhaustivo de la contaminación electromagnética. Es así como esta isla se convirtió en la sede de este proyecto piloto de investigación científica ambiental, complementado con estudios exploratorios en su vecina isla Curazao. 

Este proyecto se desarrolló entre enero de 2013 y enero de 2020. Su objetivo era monitorear las emisiones de electrosmog en la isla para verificar el aumento o variaciones en la exposición a la radiofrecuencia y microondas, conocidas como emisiones de fondo.

Acerca del proyecto piloto

El proyecto piloto inició el 15 de enero de 2013. Se estableció el primer marco de referencia o medición base definiendo las áreas a monitorear y las diferentes variables implícitas en cada una de las ocho regiones definidas por la Oficina Central de Estadísticas de Aruba. Desde entonces, estos valores fueron observados, prestando especial atención a los periodos de actualización de la plataforma de telecomunicaciones en la isla, desde el cambio de 2G a 3G, luego la actualización a 4G LTE, así como observando la incidencia en el aumento de emisiones WiFi en áreas públicas.

Hicimos una investigación exploratoria utilizando GPS para tener ubicaciones específicas geolocalizadas desde donde se estaban tomando las mediciones. También usamos medidores de radiofrecuencia especializados y medidores de flujo magnético de baja frecuencia para monitorear los campos magnéticos provenientes de problemas eléctricos.

¿Qué evaluamos?

Durante siete años seguidos, evaluamos los niveles de exposición en comercios, industrias, oficinas, zonas residenciales, zonas turísticas, zonas cercanas a estaciones base de telefonía móvil, el aeropuerto Reina Beatrix, etc. Recorrimos más de 150 km2 de la isla para seguir el incremento en las emisiones electromagnéticas como consecuencia de la implementación de nuevas tecnologías, el crecimiento en algunas áreas residenciales y comerciales, y más.

A lo largo de los años, el equipo de investigación de NOXTAK pudo identificar las áreas de alta contaminación electromagnética debido a frecuencias extremadamente bajas asociadas con campos eléctricos en zonas donde la conexión a tierra no era adecuada o la planificación urbana era deficiente. También pudimos realizar mediciones de electricidad sucia en los sistemas eléctricos de áreas residenciales, comerciales y turísticas.

En la isla también tuvimos la oportunidad de evaluar la exposición de un aeropuerto con un movimiento turístico significativo. Esto nos dio una mejor comprensión de las condiciones de exposición típicas que se encuentran en un aeropuerto pequeño como este y el contexto urbano que lo rodea, que también se ve afectado de alguna manera. Además, aprovechamos la oportunidad para medir los muelles y las áreas circundantes cuando llegaban cruceros o barcos militares. 

Nos enfocamos particularmente en las áreas turísticas, donde monitoreamos los niveles de exposición WiFi, el aumento de las señales de 2.4 GHz y cómo estas señales impactan los niveles de exposición pública. Por último, también pudimos observar los rastros electromagnéticos artificiales que deja el paso de los turistas en áreas naturales a través de una medición específica en el Parque Nacional Arikok.

Los hallazgos de nuestra investigación

Hasta el 2020, el proyecto piloto recopiló suficientes datos que nos han dado mejores perspectivas para hacer consideraciones especiales sobre la incidencia de la radiación electromagnética en entornos como áreas urbanas, rurales y reservas naturales. También obtuvimos el conocimiento para determinar la huella electromagnética de las energías renovables, como los parques eólicos y solares.

El principal objetivo del proyecto de investigación fue monitorear y determinar el aumento progresivo de las emisiones de fondo. Simultáneamente, este proyecto nos aportó un conocimiento complementario extra sobre las radiaciones electromagnéticas, específicamente sobre las condiciones de exposición de las personas, los diferentes factores y variables de cada zona, y también nos permitió identificar un aumento de la contaminación por el aumento de usuarios de telefonía móvil, tráfico de datos y usuarios de tecnología. Concluimos que estos aumentos no solo se debieron al cambio en una generación tecnológica o de telecomunicaciones, sino también a la demanda masiva de datos y tecnología.

Pudimos ver un cambio en medio de la transición de 3G a 4G y también se pudieron notar aumentos del 300% en los niveles de radiación de 2013 a 2017, y de 2017 a 2020 hubo otro aumento significativo de 153%; eso es un aumento total del 453% en 7 años. Pero, como mencionamos anteriormente, debemos tener en cuenta que los cambios generacionales son graduales y no ocurren de la noche a la mañana, al igual que sucede con la tecnología 5G. Lo mismo ha sucedido con generaciones anteriores, lo que desmiente muchos de los comentarios que atribuyen el aumento de los niveles de exposición de fondo al cambio en la generación de telecomunicaciones.

Por último, tuvimos un hallazgo interesante sobre los cambios en la exposición electromagnética en esta isla tropical con la llegada de los barcos. Tuvimos la oportunidad de verificar los niveles de exposición de fondo con y sin la presencia de cruceros. Encontramos concentraciones más altas de radiación cuando estaban presentes, y esos niveles disminuyeron cuando se fueron. Lo mismo sucedió con el paso de embarcaciones militares.

Este proyecto cuenta con 7 años de conocimientos invaluables que pueden ayudar significativamente a los gobiernos locales y a los funcionarios a cargo de la planificación urbana y los asuntos ambientales. Pero lo más importante es que este piloto fue una fuente ilimitada de conocimiento para nuestro equipo de investigación, que tuvo la oportunidad de aprender y comprender problemas urbanos reales que les ayudarán a desarrollar soluciones reales para el futuro.

¿Quieres obtener más información de interés como esta? Mantente atento a más artículos suscribiéndote a nuestro blog en el formulario al final de esta página.

Una Respuesta

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *